Lo que hace la mano…

hace la tras, dice la expresión popular y en el mundo de la tecnología esto es algo que se ve con mucha frecuencia. Por ejemplo, en alguna etapa de la telefonía celular, la gente abría el teléfono, como emulandeo las acciones del control que tenía el Capitán Kirk en Viaje a las Estrellas. Pasada esa moda, los teléfonos entonces fueron evolucionando y lo último en este sentido nos llegó cuando apareció el iPhone. Una vez que Apple demostró su maravilloso juguete, otros fabricantes empezaron a imitar las virtudes de teléfono de la manzana. De hecho, prácticamente la mayoría de los teléfonos celulares modernos tienen pantallas multitáctiles y de alguna manera, ese oscuro objeto del deseo, que era el iPhone, pasó a segundo término pues los fabricantes, entre los más importantes, Samsung, hacen teléfonos equivalentes al iPhone, con las mismas prestaciones, bajo Android.

Pero esto es un ejemplo, en otros nichos tecnológicos se repite esta tonada de copiar lo que los demás hacen. En el caso de los iconos de la pantalla de la computadora, por ejemplo, es algo notable lo que ha pasado. Al inicio de las interfaces gráficas, los iconos pretendían describir en un dibujito de 32×32 pixeles, lo que la aplicación podía hacer. De esta manera, teníamos que cada icono representaba de alguna manera la aplicación. Así, un dibujito de un cuaderno de notas era la aplicación “block de notas”, un basurero representaba la acción de “tirar” o borrar un archivo. Sin embargo, al surgir muchos programas, la metáfora de los iconos dejó de funcionar y entonces empezaron todo tipo de dibujos. Por ejemplo, CorelDRAW, usaba como icono un globo aerostático, ¿qué tiene que ver con lo que hacía el programa? Nada, pero ya el dibujito era como la marca de la empresa.

Ahora la moda en este sentido la está imponiendo Adobe. Ya la iconografía de los productos de dicha empresa son las primeras letras de sus productos en cajitas de colores  con gradiente, es decir, que se va difuminando el color. Curiosamente esto se está convirtiendo en moda y ya OpenOffice tiene sus propios iconos que de alguna manera se parecen a los de Adobe. El colmo es LibreOffice, que de plano, le ha copiado la idea a Adobe. Así entonces, las ideas -ya sea en términos de diseño gráfico- o en lo que se refiere al tipo de pantalla que se usa en los teléfonos móviles, o en las aplicaciones que hay en el mercado, se orientan de acuerdo a los gustos que se imponen por modas.

¿Pero quién impone estas modas? En general las empresas que tienen peso específico en ciertos nichos. Adobe es uno de esos jugadores de las grandes ligas y por ello, cuando esta empresa saca algo al público, todo el mundo parece estar al pendiente de ello. Independientemente de las razones que haya detrás de estos fenómenos que sin duda tienen mucho de mediático, me gusta pensar que hay que consignar estos hechos porque ocurren a diario. Las modas también están en el mundo del cómputo, aunque parezca lejano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s