¿Cómo recuperó su información el periodista hackeado?

Honan

Mat Honan, el pe­rio­dis­ta del sitio Wired y Giz­mo­do que fue ha­ckea­do hace al­gu­nas se­ma­nas y vio su vida di­gi­tal des­trui­da, había con­fia­do sólo en un sis­te­ma de al­ma­ce­na­mien­to en la nube sin nin­gún res­pal­do; sin em­bar­go, no per­dió todo, pues la em­pre­sa Drive Sa­vers Data Re­co­very pudo res­ca­tar una buena parte de la in­for­ma­ción más va­lio­sa de Honan.

Cuan­do Chris Bross, un in­ge­nie­ro de Drive Sa­vers Data Re­co­very, en Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos, se en­te­ró de lo su­ce­di­do no sabía sí la com­pa­ñía iba a estar in­vo­lu­cra­da, pero Leo La­Por­te, un es­cri­tor de tec­no­lo­gía, y un em­plea­do de la App Store le co­men­ta­ron a Honan sobre los ser­vi­cios que ofre­cían y que la com­pa­ñía se en­fo­ca­ría en la Mac­Book Air para re­cu­pe­rar la in­for­ma­ción.

La in­for­ma­ción del iP­ho­ne y el iPad es­ta­ba en­crip­ta­da, por lo que no se podía re­cu­pe­rar, pero la Mac­Book Air tenía una me­mo­ria flash NAND en lugar de un disco duro para la me­mo­ria per­ma­nen­te, por lo que, aun­que el dis­po­si­ti­vo tam­bién fue bo­rra­do, sólo afec­tó el 25% de la uni­dad de es­ta­do só­li­do (SS). Tam­bién hay que men­cio­nar que el tra­ba­jo del bo­rra­do re­mo­to no ter­mi­nó, tal vez por­que Honan lo pudo des­co­nec­tar.

“La in­te­rrup­ción de ese pro­ce­so fue lo más crí­ti­co, el ti­ming fue per­fec­to”, dijo Bross. Dri­ve­Sa­vers pudo ex­traer el SSD y re­cu­pe­rar in­for­ma­ción.

Al prin­ci­pio, la com­pa­ñía usó un mé­to­do para co­piar los con­te­ni­dos del disco a su pro­pio disco de se­gu­ri­dad. En­ton­ces, tra­ba­ja­ron en la copia del disco. El di­rec­to­rio se había per­di­do, por lo que tu­vie­ron que des­ci­frar los datos cru­dos. Cerca del 25% con­sis­tía en un mon­tón de ceros, pero de pron­to co­men­za­ron a ver nú­me­ros.

Honan pudo re­cu­pe­rar sus miles de fotos, in­clui­da una de su hija re­cién na­ci­da:

Honan

Tam­bién pudo re­cu­pe­rar ar­chi­vos de video que es­ta­ban in­tac­tos, aun­que per­dió sus apli­ca­cio­nes, pero eso la ver­dad es que no im­por­ta.

Por su­pues­to, de ahora en ade­lan­te el pe­rio­dis­ta res­pal­da­rá su in­for­ma­ción y eso de­be­ría­mos hacer todos. La ta­ri­fa de Dri­ve­Sa­vers se basa en cuán­ta in­for­ma­ción se re­cu­pe­re y re­sul­ta gra­tis si no se puede sal­var nada. Honan pagó 1,690 dó­la­res. Ojalá en Mé­xi­co tam­bién die­ran ser­vi­cio, por­que todos hemos per­di­do in­for­ma­ción por un error hu­mano o tec­no­ló­gi­co. Si saben de al­guien que lo haga, qui­sié­ra­mos saber.

Re­fe­ren­cia: Ven­tu­re Beat y Wired

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s