De programas antivirus y usuarios

Yo creo que en ge­ne­ral, el pro­ble­ma de los virus de compu­tado­ra es ya un tema ob­so­le­to. Prác­ti­ca­men­te Win­dows, el sis­te­ma ope­ra­ti­vo más ata­ca­do por los virus, se en­cuen­tra de­fen­di­do por al­guno de los pro­gra­mas an­ti­vi­rus más po­pu­la­res, eso sin con­si­de­rar que la pro­pia com­pa­ñía, Mi­cro­soft, ha pues­to en su sis­te­ma al­gu­na ver­sión lla­ma­da Win­dows De­fen­der.

Hoy en día hay aún al­gu­nos fa­bri­can­tes de an­ti­vi­rus: Panda, Kas­persky, Nor­ton y AVG, por men­cio­nar al­gu­nos de los que en estos mo­men­tos re­cuer­do. Todos ellos fun­cio­nan más o menos igual: se ins­ta­lan en la compu­tado­ra y cada cier­to tiem­po este tipo de pro­gra­mas ac­tua­li­za sus ar­chi­vos vía In­ter­net, en donde re­si­den las fir­mas de los virus, que no son otra cosa que una se­cuen­cia de bytes que iden­ti­fi­ca un po­ten­cial pe­li­gro para el sis­te­ma.

Las em­pre­sas que es­cri­ben có­di­go an­ti­vi­rus ana­li­zan todo virus nuevo que les llega y lo es­tu­dian para ha­llar qué hace y cómo lo hace. Esta es una labor que a veces es com­pli­ca­da por­que es sim­ple­men­te hacer in­ge­nie­ría en re­ver­sa, es decir, ir del có­di­go eje­cu­ta­ble al có­di­go fuen­te, para com­pren­der qué tipo de daño puede cau­sar el pro­gra­ma ma­li­cio­so. Esto es un pro­ce­so que lleva tiem­po y se re­quie­re de es­pe­cia­lis­tas para ana­li­zar.

Por ello mismo, si sale un virus po­ten­cial­men­te pe­li­gro­so, los fa­bri­can­tes de an­ti­vi­rus se apres­tan a dar la no­ti­cia por­que saben que el alar­mar siem­pre tiene algún éxito. Por ejem­plo, cuan­do McA­fee dio la no­ti­cia del virus “Mi­guel Ángel“, que se echa­ría a andar en la pri­me­ra hora del 6 de marzo, día de na­ci­mien­to del pin­tor y es­cul­tor, se ge­ne­ró una ola de pá­ni­co y McA­fee, aun­que tenía una so­lu­ción gra­tui­ta para este par­ti­cu­lar virus, logró ven­der su sis­te­ma com­ple­to  a mucha gente asus­ta­da en esos días.

Es un hecho que las alar­mas sobre “virus que no tie­nen cura”, que se en­vían en aler­tas de co­rreo elec­tró­ni­co, son en ge­ne­ral fal­sos, pero pu­lu­lan por la red por­que mu­chos usua­rios se asus­tan fá­cil­men­te y son tan bue­nas per­so­nas, que re­en­vían todos estos men­sa­jes de ad­ver­ten­cia sin saber si son cier­tos o no, o no­má­sa por no dejar.

De hecho, no exis­te un virus que no pueda ser des­ac­ti­va­do. La razón es que hay un nú­me­ro má­xi­mo de po­si­bles ma­ne­ras de “in­fec­tar” una compu­tado­ra y todas ellas se co­no­cen. Por lo tanto, estas ame­na­zas de virus que “pue­den sacar la in­for­ma­ción de tus nú­me­ros de tar­je­tas de cré­di­to, mo­ni­to­rear tus en­la­ces a la red y que­mar fí­si­ca­men­te tu uni­dad de disco duro”, son fal­sas (de toda fal­se­dad, como diría un lo­cu­tor en la te­le­vi­sión). Desde luego, puede haber algún pro­gra­ma­dor de virus que bus­que des­truir la in­for­ma­ción del disco duro, pero en­ton­ces su pro­gra­ma viral mo­ri­ría con esa ac­ción, y los pro­gra­ma­do­res de este tipo de có­di­go ma­li­cio­so, lo que quie­ren es que el virus pase a otras má­qui­nas, no que se muera por una ac­ción que po­dría bo­rrar el disco duro en el peor de los casos, más no que­mar­lo.

Pero este des­co­no­ci­mien­to de la ma­yo­ría de los usua­rios hace que se alar­men in­ne­ce­sa­ria­men­te. Por ejem­plo, un fa­bri­can­te po­pu­lar de an­ti­vi­rus puede che­car toda la compu­tado­ra y salir con “n ad­ver­ten­cias”, que no son ne­ce­sa­ria­men­te virus, pero que al usua­rio común y co­rrien­te le asus­tan por­que “el pro­gra­mas me marca ad­ver­ten­cias”. En mi opi­nión, estas ad­ver­ten­cias en mu­chas oca­sio­nes no son si­quie­ra pe­li­gro­sas, pero están crea­das así para que el usua­rio del an­ti­vi­rus vea lo fun­cio­nal que es y en­ton­ces, al ven­cer­se la li­cen­cia, de­ci­da re­no­var­la. No se me ocu­rre sino para qué alar­mar sobre “las co­okies“, por ejem­plo.

Me es claro que hay que tener algún sis­te­ma an­ti­vi­rus en la compu­tado­ra, por­que nunca está de más, pero la reali­dad es que ahora los sis­te­mas ope­ra­ti­vos han to­ma­do sus pre­vi­sio­nes y los crea­do­res de virus tie­nen que hur­gar cada vez más en las pro­fun­di­da­des de las bi­blio­te­cas de desa­rro­llo (APIs), para ha­llar la forma de man­te­ner a su có­di­go ma­li­cio­so con vida. En mi opi­nión, los virus son un pro­ble­ma del pa­sa­do que las em­pre­sas an­ti­vi­rus bus­can de al­gu­na ma­ne­ra man­te­ner vivo por­que fi­nal­men­te, de eso viven.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s