Quiero ser freelance ¿Cómo empiezo?

Lo primero es hacer una serie de preguntas:

¿Porque quieres ser freelance?

La mayoría de las personas que conozco y que tienen empleos (de esos a los que cariñosamente llamamos de 9-6), tienen una idea románica de los que trabajamos por nuestra cuenta: lo hacemos en pijamas (ja! we wish), tenemos más libertad (cierto y falso al mismo tiempo) y todas las partes de nuestro trabajo son maravillosas… el mundo al final del arco iris y el paraíso según los cuentos de hadas. Esta imagen tiene que ver con al realidad de muchas personas en trabajos de oficina: odian a su jefe, quieren más libertad, o creen que tendrán más tiempo para ellos ( jajaja). Todas estas razones si bien válidas, no son suficientes para sostener una carrera freelance y todos sus contras.

Por otro lado, si lo que buscas son nuevos retos, si estás dispuesto a trabajar aún más horas, y si eres lo suficientemente automotivado para hacer lo que tienes que hacer sin que nadie te “vigile” (además de odiar a tu jefe), tienes más posibilidades de no solo durar como freelance, sino de incluso, adorarlo. Como siempre, las razones correctas son las mejores.

¿En que área vas a freelancear?

Aunque no lo crean, muchas personas tienen el sueño de trabajar por su cuenta pero ni idea en que. Esto es importante porque necesitas conocer el mercado, conocer y valorar tus propias habilidades (para venderlas mejor), conocer que herramientas necesitarás, etc. No es lo mismo freelancear como diseñador gráfico que como consultor, por ejemplo. Tener tu área definida es un gran principio.

¿Cuáles son tus metas?

¡No permitan que la puerca tuerza el rabo en esta parte! Si te lanzas a correr como desaforado sin un lugar preestablecido a donde llegar, con paradas, y métodos de medición de avance, seguro no llegarás a ningún lado (ni muy lejos). Es muy fácil dejarse llevar por la emoción y poner de lado las metas concretas (quiero ser millonario o tener muchos clientes NO son metas concretas!). Metas concretas son:

Sobrevivir financieramente durante los primeros 6 meses con el ahorro en lo que hago clientela.
Visitar 10 clientes por mes.
Tener una página web funcional para tal fecha.
Contar con 200 seguidores de la cuenta twitter del frelanceo en 4 meses.
Hacer un boletín gratuito para mis posibles clientes.
Etc.

Elabora un plan de emergencia por si algo fallara.

Contrario a lo que los supersticiosos piensan, hacer un plan de “backup” no sala las cosas ni significa que uno es pesimista. Pensar eso, es como decir que los aviones y los barcos NO deberían tener sistemas de salidas de emergencia y seguridad porque “¿pues a poco piensan caerse/hundirse? ¡que pesimistas!”

Y ¿qué es lo que normalmente falla? en mi experiencia, muy a menudo es el cálculo del tiempo. Pequeños empresarios y freelanceros esperan llegar al punto de equilibrio (el sweet spot donde los ingresos se emparejan con los gastos) en X tiempo. Más de la mitad de las veces, tardan el doble. Y si no están preparados para esa contingencia, porque créanme que los gastos superen los ingresos durante mucho tiempo ES una contingencia, puede llevarlos de regreso al 9 a 6.

Referencia: blogylana

Desarrollo web: ¿te interesa?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s